Municipios Estado Domingo, 10 de Enero de 2016

El intendente de La Rioja revisó 2300 designaciones "sin respaldo financiero", realizadas por su antecesor

Alberto Paredes Urquiza acusó al anterior intendente, también peronista, de "armar un cuadro de situación para que explote" en su gestión.

El intendente explicó que las designaciones generan un

El intendente de la ciudad de La Rioja, Alberto Paredes Urquiza (FpV), revisó 2.300 designaciones municipales "sin respaldo financiero" y acusó a su antecesor del mismo espacio político, Ricardo Quintela, de "armar un cuadro de situación para que explote" en su gestión.

Al cumplirse un mes de su asunción, el jefe comunal responsabilizó al anterior mandatario de crear un "escenario político" durante el último tramo de su gobierno, "jugando con las necesidades, con las expectativas y con la buena fe" de las personas contratadas.

En este escenario, Paredes Urquiza explicó que desde el Municipio "se procuró salvaguardar la situación de la mayor cantidad de personas posibles, fundamentalmente de las personas trabajadoras" e informó que del total de 2300 designaciones revisadas se solucionó "la situación de 1900".

De los 400 casos restantes señaló que existen irregularidades porque "al menos 100" trabajadores tienen "número de documento comenzado en 40 o 41 millones: ¿Cuántos años tienen? 18 o 19 años, entonces si tienen experiencia en la Municipalidad ¿empezaron a trabajar cuando eran bebés?".

Los trabajadores afectados por la decisión política del nuevo gobierno peronista mantienen un acampe en la sede gubernamental, pero el intendente ya confirmó que el Municipio  no se está "en condiciones de afrontar el déficit mensual de 14 millones que producen las 2300 designaciones".

    Seguí leyendo en Municipios