Municipios Córdoba Domingo, 16 de Marzo de 2014

Alberto Martino: “Si nos embargan la coparticipación tenemos que cerrar la municipalidad”

La localidad cordobesa de Río Tercero sufrió el embargo de parte de su coparticipación provincial por una deuda contraída en los años noventa. Su intendente, Alberto Martino, aclaró que si no se levanta el embargo “vamos a tener que cerrar la municipalidad” y pide que le pesifiquen la deuda.

El intendente Martino pidió que le pesifiquen la deuda a su municipio.

Diario Inédito dialogó con el intendente de Río Tercero, Alberto Martino, luego de que el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento (Enohsa) le embargara parte de la coparticipación provincial que debía recibir su municipio. Lo mismo le sucedió a Cosquín, Huinca Renancó, Río Segundo, Monte Maíz, Villa General Belgrano y San Basilio.

Diario Inédito: ¿Por qué el Enohsa les embargó la coparticipación?

Alberto Martino: Hemos tenido una retención de la coparticipación provincial durante el mes de febrero, que se corresponde con el mes de enero, de $ 600.000 por una deuda que tiene el municipio de Río Tercero con el Enohsa desde el año 96 o 97. La deuda es por un crédito en dólares que se sacó en ese momento para las obras de cloacas de la ciudad. En ese momento eran alrededor de U$S 9 millones y hoy en la carta documento que nos llegó a fin de año nos intimaba a pagar U$S 14 millones. Nosotros contestamos mediante carta documento también que sí, que sabíamos que estaba esa deuda y solicitamos una audiencia con el organismo para ver cómo salía una alternativa de pago razonable con el municipio porque U$S 14 millones para nosotros es una deuda impagable desde el punto de vista que se mire.

D.I.: ¿Qué sucede con el municipio a partir de este embargo?

A.M.: Recibimos con mucha sorpresa esta retención de la coparticipación de $ 600.000 porque nos causa un perjuicio muy grande, es un descuento que va a venir todos los meses durante seis meses y si nos viene un mes más directamente no podemos pagar más sueldos y no podemos cumplir con el servicio del municipio. De todas maneras, el 21 tengo una audiencia con el presidente del Enohsa en la que vamos a llevar nosotros una propuesta de arreglo que ojalá la acepten y podamos ir pagándola de otra manera. Una deuda de esa naturaleza, con los años que lleva y en dólares, es impagable para nosotros y para cualquier municipio.

D. I.: ¿Qué venían haciendo con la deuda hasta el momento, la prorrogaban?

A. M.: No se venía haciendo nada, nunca tuvimos novedades de nada. Yo soy intendente hace dos años pero también participé en la gestión del intendente anterior y con él, que es quien generó la deuda, se pagaron un par de cuotas. Después, cuando se salió de la convertibilidad automáticamente se dejó de pagar. Entonces se interpuso una medida cautelar de parte del intendente que tomó el crédito para que la Justicia determinara si era en pesos o en dólares. Esa medida estaba en un juzgado federal de Río Cuarto, después pasó a los juzgados federales de Capital Federal y ahí caducó. El juicio ese no se movió más, quedó sin resolverse la cuestión de fondo, no hubo un juez que dijera si se debía pagar en pesos en dólares. Como nadie más movió el expediente, ni el Estado nacional, o sea, el Enohsa, ni el municipio, los juzgados federales de oficio lo mandaron a archivo y declararon la caducidad de la instancia. El intendente anterior no se preocupó en ver cómo se podía arreglar porque nunca lo intimaron a pagar y entonces ¿a quién le tocó? A mí.

D. I.: ¿Es legal que se retenga la coparticipación si ustedes no recibieron una intimación previa?

A. M.: Yo te voy a ser honesto, me parece que se excedieron un poquito desde el Enohsa en embargarnos la coparticipación, me parece que no corresponde.  No corresponde porque cuando ellos me mandaron la carta documento yo se la contesté diciéndoles que tenían razón, que es una deuda que hay que honrar, que me dieran una audiencia para buscarle una vuelta, una forma de pago que a ellos les sirva y que nosotros podamos cumplirle. Me contestaron embargándome la participación. Para un pueblo para el nuestro que nos embarguen la coparticipación así la verdad es que nos hace un daño terrible.

D.I: ¿Hablaron con el gobierno provincial sobre este tema?

A.M.: Somos siete ciudades que tenemos este problema, estuvimos hablando con el gobernador, él dejó encargado a un ministro de gobierno para que se encargara del tema, para que hiciera de nexo ya que ahora está un poquito mejor la relación entre el gobierno nacional y el provincial. La provincia iba a hacer de nexo para buscar alguna salida a este tema y, de un día para el otro, cuando recibimos la coparticipación nos faltaban $ 600.000 y cuando fuimos a ver por qué era, era porque el Enohsa nos lo había retenido. La verdad es que me parece que se apuraron un poquito porque nosotros estamos de hecho viendo la forma de cómo cumplir. Me pareció que podrían haber esperado antes de embargarnos la coparticipación.

D. I.: ¿Qué opinión le merece la intermediación que hizo la provincia?

A. M.: Me parece que muy efectiva no fue porque nos embargaron la coparticipación. También puede ser que los haya tomado de sorpresa a ellos también. Nuestro interés ahora está en solucionar esto. Confío en el criterio del Enohsa y, en cierta forma, del gobierno nacional, porque por más que sea un ente autárquico depende del gobierno nacional. De otra manera se termina afectando a todos los vecinos de la ciudad y no creo que ese sea el criterio del gobierno nacional. Más allá de la cuestión de números esto es una cuestión política de tener la voluntad de solucionarlo.

D. I.: ¿Para usted existe esa voluntad?

A.M: Yo creo que sí porque si no tenemos que cerrar la municipalidad. No nos queda otra.

D. I.: Sin fallo al respecto, ¿usted considera que la deuda es legítima?

A. M.: La deuda está y hay que honrarla, lo que yo aspiro es que la tomen en pesos. Hablo por mí y por mi municipio, yo no tengo la culpa de que las condiciones económicas del país hayan cambiado en el año 2000, de que las variables económicas con las que se sacó el crédito se hayan modificado por la coyuntura política de 2001. Entonces, yo estoy de acuerdo en pagar la deuda pero quiero que me la pesifiquen como se han pesificado tantas, sobre todo a sectores privados le han pesificados muchas deudas. Me parece que a un municipio como el nuestro, que vive con lo que recaudamos diariamente, se tendría que tener esa consideración. Al menos eso es lo que vamos a intentar.

D. I: ¿Cómo sigue esta cuestión para ustedes?

A.M: El viernes que viene vamos a estar en Buenos Aires gracias a la concejala Silvia Quiroga Menzio, de Frente para la Victoria, que hizo las gestiones para que nos atiendan. Vamos a presentar una propuesta de pago y confío en que podamos solucionar al tema porque si no lo llegamos a solucionar nos tenemos que ir todos de acá. Vamos a apostar al diálogo, a intentar resolver la cuestión porque ya es algo que se tiene que terminar, no podemos vivir con una deuda como esta. Nosotros el año pasado hemos declarado la emergencia económica del municipio, eso también es una herramienta legal que tenemos para interponer ante el Enohsa para que no nos sigan reteniendo la coparticipación

Seguí leyendo en Municipios