Municipios Transporte Martes, 30 de Julio de 2013

Macri no acordó con los metrodelegados y amenazó con descontarle los haberes

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos AIres, Mauricio Macri, cuestionó anoche a los "metrodelegados" del subte, quienes se niegan a prestar servicio en las dos estaciones de la línea B recientemente inauguradas, y anunció que "se les va a descontar lo no trabajado".

La flamante estación Rosas y el conflicto que no cesa

Martes, 30 de Julio de 2013

"Estamos mejorando la eficiencia del transporte, que estaba abandonado durante la gestión kircherista, pero el sector de los metrodelegados no está colaborando. Se les va a descontar lo no trabajado", advirtió Mauricio Macri.

Sin embargo, el líder del PRO “no dio precisiones acerca de qué cálculo se llevará a cabo para realizar dichos descuentos” y según dijo, "por culpa de los delegados, perjudican al resto de los empleados y a la gente que quiere viajar".

Por su parte el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, reconoció hoy que “puede ser causal de despido que los empleados del subte se rehúsen a conducir las formaciones hasta el final del recorrido, como ocurría en la línea B, donde se negaban a manejar hacia las nuevas estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas”.

"Si el trabajador, dentro del horario de trabajo, que son seis horas, se niega a realizar determinada una tarea y persiste la medida de fuerza, la empresa podría aplicar medidas", prosiguió el funcionario.

Según Sabor, "la problemática concreta en la línea B es el tiempo efectivo de trabajo, y no las presuntas falencias en seguridad y comunicaciones que denunciaron en las últimas horas los trabajadores a través de uno de sus delegados, Claudio Dellecarbonara”.

Y explicó que "la vuelta se extiende 62 minutos, si los guardas y conductores dan cuatro, como quieren dar, estarían trabajando 4 horas y 8 minutos. La empresa concesionaria Metrovías pide que den cinco vueltas, 5 horas y 10 minutos. Es absolutamente lógico, no vulnera ningún derecho de los trabajadores y se les respeta las seis horas con sus tiempos de descanso".

En ese sentido, Sabor remarcó que la semana pasada "hicimos una inspección por temas de seguridad e higiene antes de la inauguración y vimos que no había peligro ni para los pasajeros ni para los trabajadores", y sin perjuicio de ello, W”se convino formar una comisión de seguridad e higiene con empleados y representantes de Metrovías "para evaluar eventuales riesgos.

Sabor participó ayer de una maratónica reunión entre la empresa Metrovías y los trabajadores de la línea B, que se negaban a circular hacia las nuevas estaciones, Echeverría y Juan Manuel de Rosas, inauguradas la semana pasada.

En esa reunión los metrodelegados y la concesionaria del subte, Metrovías, negociaron en el ministerio de Trabajo porteño, pero no llegaron a un acuerdo y convinieron continuar las discusiones hasta hoy a las 15.

Los representantes de los trabajadores se niegan a conducir los trenes hasta las dos últimas estaciones de la línea B, Echeverría y Rosas, recientemente inauguradas, alegando razones de seguridad.  Los metrodelegados acusan a la administración macrista de apurar esas inauguraciones por la campaña electoral.-

    Seguí leyendo en Municipios