Mundo Brasil Jueves, 1 de Noviembre de 2018

El juez que condenó a Lula, superministro de Justicia de Bolsonaro

Sérgio Moro, quien sentenció al ex presidente a 12 años de prisión en el marco de la causa Lava Jato, aceptó la propuesta del mandatario electo de tener el control de la Policía Federal, la Controladuría, los órganos contra el lavado de dinero y las políticas anticorrupción.

El juez Sérgio Moro, quien condenó a prisión a Luiz Inácio Lula da Silva, aceptó ser una suerte de superministro de Justicia y Seguridad del gobierno del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro

La designación abre especulaciones de todo tipo sobre las motivaciones de Moro en las recientes decisiones de la operación Lava Jato y le otorga un personaje de peso a la imagen de "lucha contra la corrupción" que el ultraderechista quiere imprimir a su gobierno.

Bolsonaro le entregó al magistrado el control de la Policía Federal, la Controladuría, los órganos contra el lavado de dinero y las políticas anticorrupción. Incluso, colaboradores del mandatario electo anticiparon que en 2022 el magistrado de Lava Jato será el candidato oficialista a la Presidencia.

El Partido de los Trabajadores (PT) y gran parte del arco político protestaron por la designación, al considerar que el trabajo de Moro en la operación Lava Jato fue "político", sobre todo porque la condena contra Lula sirvió para impedir la candidatura del dirigente que mejor medía en las encuestas.



A partir de ahora, los procesos de Lula y de Lava Jato recaerán en otros jueces, pero la designación de Moro le otorga munición a los abogados del ex sindicalista condenado a 12 años y un mes de prisión, quienes dicen que se aplicó el "lawfare" contra el líder del PT, es decir, que usó el cargo de magistrado para actuar políticamente.

"Acepté honrado la invitación y lo hice con cierto pesar porque tendré que abandonar veintidós años de magistratura. La perspectiva de implementar una fuerte agenda anticorrupción y anticrimen organizado, con respeto a la Constitución y a la ley, me llevaron a aceptar. Es consolidar los avances contra el delito y la corrupción de los últimos años y alejar los riesgos de retrocesos por un bien mayor", escribió Moro en un comunicado.



Seguí leyendo en Mundo