Mundo · Martes, 10 de Octubre de 2017

Cataluña declaró la independencia pero la dejó en suspenso para dialogar con España

El presidente de la región, Carles Puigdemont, afirmó que “las urnas dicen sí” y se mostró “dispuesto a transitar el camino” hacia la emancipación, pero apeló a “la responsabilidad de todos” y le reclamó al gobierno de Mariano Rajoy “que acepte la mediación”.

Carles Puigdemont habló ante el Parlamento catalán

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, declaró la independencia de la región en base al referéndum del 1º de octubre, pero suspendió sus efectos para abrir un proceso de diálogo con el gobierno español.

“Cataluña se ha ganado el derecho a la independencia y será respetada”, dijo Puigdemont, pero le pidió al Parlamento que “suspenda la declaración para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada”, después de haber postergado durante una hora su esperado discurso.

El dirigente regional recordó los inicios del Estatut de Autonomía de Cataluña: “Se ha forjado un consenso amplísimo y transversal que el futuro, fuese el que fuese, lo tenían que decidir los catalanes a través de un referéndum”, y agregó: “Las urnas dicen sí a la independencia y este es el camino que estoy dispuesto a transitar”.

Sin embargo, apeló “a la responsabilidad de todos” para establecer un diálogo pacífico, y subrayó que hasta ahora la respuesta del gobierno español “ha sido una negativa radical y absoluta y combinada con la persecución de las instituciones catalanas”.

En su discurso, le quitó importancia a la fuga de empresas de Cataluña, al remarcar que tiene “más que efectos en el mercado”, que “efectos reales sobre nuestra economía”, y añadió que “desde la muerte de Franco, Cataluña ha sido el motor económico de España y un factor de modernización y estabilidad”.

“No somos unos delincuentes, locos, golpistas, somos gente normal que pide poder votar, y que apostamos al diálogo para hacerlo de manera acordada. No tenemos nada contra España. La relación no funciona, y no se ha hecho nada. Y un pueblo no puede ser obligado a aceptar un statu quo que no quiere", enfatizó. “Al gobierno español le pido que acepte la mediación”, insistió.

Lo que está en juego es el futuro de un territorio estratégico para España, con una superficie similar a la de Bélgica, con un 16% de su población y un 19% de su Producto Interior Bruto. En ese marco, el gobierno de Mariano Rajoy podría aplicar el artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión del autogobierno de Cataluña, restaurado tras la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), o incluso decretar un estado de emergencia en la región.

En los últimos 100 años, el gobierno catalán ha proclamado en dos ocasiones la independencia, sin que llegara a materializarse. El primero en hacerlo fue Francesc Macià en 1931, y el segundo Lluís Companys, en 1934, lo que le costó ir a la cárcel.

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?