Mundo Brasil Martes, 6 de Junio de 2017

Michel Temer afronta un juicio político que podría destituirlo

El Tribunal Superior Electoral de Brasil inicia un proceso por el presunto uso de fondos ilícitos para financiar la campaña electoral de la fórmula que integró junto a Dilma Rousseff en 2014.

Temer asumió la presidencia luego de la destitución de Dilma

El Tribunal Superior Electoral de Brasil dará inicio este martes un juicio político por el presunto uso de fondos ilícitos para financiar la campaña electoral de la fórmula que integraron Dilma Rousseff y Michel Temer en 2014, y el resultado del proceso podría forzar la salida del cargo del actual presidente.

Se trata de casi ocho mil páginas de pruebas documentales, declaraciones, argumentos de acusación y de defensa sobre la sospecha de que la coalición conformada por el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) de Temer y el Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff cometió abuso de poder político y económico en los comicios del 2014.

Una sentencia condenatoria anularía la victoria de la fórmula Rousseff-Temer e implicaría la destitución del mandatario, aunque si esto sucede se espera que apele y retrase el proceso por meses. De todas formas, la situación desestabilizaría su gobierno y llevaría a miembros de su coalición a retirarle el apoyo, con lo que se incrementarían las posibilidades de que el mandatario pueda verse obligado a dimitir.

El juicio del TSE contra Temer fue suspendido el pasado 4 de abril para escuchar a nuevos testigos, pero por su complejidad la Corte ha reservado cuatro sesiones, que en caso de ser necesario llevarían la conclusión al día jueves 8 de junio.

El principal aliado de la coalición gobernante, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), esperará el fallo judicial para decidir si abandona el gobierno de Temer, lo que sería un duro golpe en su agenda para realizar reformas fiscales, cruciales para achicar un gran déficit presupuestario que le costó a Brasil perder su nota crediticia de grado de inversión en 2015.


Además del tema electoral, La Corte Suprema tiene una investigación contra el mandatario por los supuestos delitos de corrupción, obstrucción a la justicia y asociación ilícita a partir de las denuncias del empresario Joesley Batista, uno de los dueños de la empresa cárnica JBS.

Seguí leyendo en Mundo