Mundo Brasil Lunes, 9 de Mayo de 2016

Brusco giro en el juicio político a Dilma: el presidente interino de Diputados revocó su propia anulación

Poco después de frenar el proceso de impeachment contra la presidente Dilma Rousseff, Valdir Maranhao decidió revocar su decisión. Según dio a conocer la prensa brasileña, el cambio repentino del diputado tendría que ver con presiones de su propio espacio político.

Dilma Rousseff remarcó que se está viviendo un

Tras anular la sesión que aceptó las denuncias contra la presidente brasileña Dilma Rousseff y decidió avanzar en el impeachment, el presidente interino de la Cámara de Diputados, Waldir Marañón revocó su propia decisión.

En un escrito enviado al presidente del Senado y sin dar los motivos del cambio, el legislador anunció la marcha atrás en la derogación del juicio político que avanza contra la mandataria acusada de violar normas fiscales.

Según el diario O Globo, ese brusco giro de Maranhao obedeció a que su formación, el Partido Progresista (PP), amenazó con expulsarlo si mantenía su postura de rechazar el impeachment a Rousseff.

"Revoco la decisión por mi proferida el 9 de mayo de 2016 por medio de la cual fueron anuladas las sesiones del plenario de la Cámara de Diputados ocurridas los días 15, 16 y 17 de abril de 2016, en las cuales se deliberó sobre la denuncia por crimen de responsabilidad Nº 1/2015", señaló el legislador en el breve texto.

Horas antes, el presidente interino de Diputados había tomado la decisión de anular las sesiones, al considerar la existencia de "vicios" vinculados al anuncio público de intenciones de voto antes del tratamiento en el Congreso. "No podrían los partidos políticos orientar una cuestión para que sus parlamentarios votasen de un modo u otro, toda vez que debían hacerlo de acuerdo a sus convicciones personales y libremente", había señalado.

La medida generó fuertes repercusiones e incertidumbre sobre el futuro del proceso contra Rousseff, pero finalmente se aclaró con la revocación dispuesta por el mismo legislador, y la determinación de que el Senado se pronuncia sobre el avance del juicio político que podría separar a la presidente de su cargo por 180 días.

Rousseff es acusada por el Congreso de haber incurrido en maniobras fiscales para ocultar el déficit durante la campaña para su reelección, en 2014.

Seguí leyendo en Mundo