Mundo CRISIS EN BRASIL Viernes, 15 de Abril de 2016

Crecen los votos opositores en el primer día de sesión del “empeachment” a Dilma

En Diputados se trata la “acusación” que es una previa al juicio político de altos cargos en Brasil. El gobierno y Lula Da Silva pelean codo a codo los votos para impedir que sea destituida pero la oposición, liderada por el vicepresidente Temer, asegura que tiene el 90% de los legisladores a favor. El domingo se sabrá el destino de la presidenta y hay disturbios por las marchas de apoyo.

El abogado de Estado, José Eduardo Cardoso, durante la sesión de hoy en Diputados.

La mega-sesión en la Cámara de Diputados sobre el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, que culminará el domingo con la votación sobre la destitución de la mandataria, se inició con discursos tensos que ponen evidencia la división del país. Los sondeos de última hora ubican a la oposición victoriosa en torno a ungir, indirectamente, al vicepresidente Michel Temer.

"La presidenta no se resigna a la divulgación de números y está luchando voto a voto, porque considera que quien apoye el impeachment será tratado por la historia como golpista", señaló un vocero del Partido de los Trabajadores que negocia contrarreloj al lado del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva para captar a indecisos a quienes se oponen a un eventual gobierno de Temer.

Lula da Silva en las redes sociales y el bloque de diputados del Partido de los Trabajadores y el Abogado General de la Unión, José Cardozo, en el Congreso, advirtieron que el juicio político es un "golpe de Estado" y que Temer no podrá por falta de legitimidad crear un nuevo gobierno.

La oposición, liderada por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, aliado de Temer, está comenzando a cantar victoria porque todos los sondeos -de Folha de Sao Paulo y Estado de Sao Paulo- indican que tendrán los dos tercios de la Cámara baja, 342 votos, para aprobar y elevar al Senado la acusación contra Rousseff.

El ex ministro de Justicia Miguel Reale Junior, coautor del pedido de impeachment por violación a la ley fiscal, acusó a Rousseff de haber "quebrado el país" con "el ocultamiento de las cuentas públicas", a la vez que Cardozo sostuvo que que las medidas fueron decretos que distribuyeron recursos en el presupuesto como hacen todas las administraciones desde los años 90.

La sesión comenzó con la venia del Supremo Tribunal Federal que rechazó la nulidad del proceso pedida por Rousseff, pero el titular de la corte, Ricardo Lewandowski, dijo que "está abierta la puerta" para revisar si la decisión del domingo será legítima.

El vicepresidente Temer, en la residencia oficial Palacio de Jabutí, es el hombre más visitado de Brasil: en la noche del jueves ofreció una cena para Diputados que festejaron por anticipado.

Según dijo una fuente del PMDB a Télam, los representantes del influyente bloque evangelista de la Cámara de Diputados -al que pertence Cunha- le dedicaron, con la presencia de pastores, una oración para que los integre dentro de un eventual gabinete en caso de que caiga Rousseff.

El gobierno apuesta a todas las estrategias en conjunto para evitar una sangría de votos, luego de que el Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), el Partido Progresista (PP) y el Republicano Brasileño (PRB) decidieron salir de la base de sustentación y votar por el juicio político.

El gobierno debe evitar que 342 voten contra Dilma o bloquear con más de 172 a favor de la presidenta.

    Seguí leyendo en Mundo