Mundo La Habana Domingo, 20 de Marzo de 2016

Obama inicia su histórica visita a Cuba con el fin del bloqueo en la agenda

El presidente de EEUU, Barack Obama, iniciará una trascendental visita a Cuba que es el punto culminante de un proceso de deshielo de las relaciones bilaterales iniciado en diciembre de 2014.

88 años pasaron desde la última vez en que un presidente estadounidense pisó suelo cubano

El presidente de EEUU, Barack Obama, iniciará una trascendental visita a Cuba que es el punto culminante de un proceso de deshielo de las relaciones bilaterales iniciado en diciembre de 2014, en el que aún resta destrabar temas como el bloqueo, por un lado, y las relaciones políticas internas, por el otro, pero que en La Habana es presentado como un hecho histórico de reconocimiento a las políticas revolucionarias.

En una visita que estará plagada de paradojas, el mandatario estadounidense llegará al mediodía al Aeropuerto Internacional José Martí acompañado por su mujer, Michelle; sus hijas, Malia y Natasha; su suegra, Marian Robinson, y una amplia comitiva de empresarios e industriales, que sin ser las figuras estelares agregan interés concreto a la movida diplomática.

La mayoría de estos empresarios, si no todos, seguirán viaje con el mandatario el martes hacia la Argentina, segundo punto de la gira, al igual que cientos de periodistas que viajaron en un avión charter desde Washington a La Habana, para cubrir la primera visita de un presidente estadounidense en ejercicio a Cuba en los últimos 88 años.

Tras los saludos protocolares, Obama y su familia se trasladarán a la Embajada de los Estados Unidos, en pleno malecón habanero, que fue reabierta el 14 de agosto de 2015, y desde allí irán a pasear por la Habana Vieja, que es patrimonio histórico de la humanidad y acaba de ser restaurada, donde visitarán la Catedral, reluciente tras las obras, y será recibido por el cardenal Jaime Ortega.

El núcleo fuerte de la agenda de Obama será el lunes, que comenzará con una visita al monumento al héroe nacional de Cuba, José Martí, y seguirá con la esperada reunión bilateral con el presidente anfitrión, Raúl Castro, tras lo cual habrá una declaración conjunta a la prensa que, seguramente, proveerá la foto que replicarán medios y portales de todo el mundo.

El mandatario estadounidense dirigirá un mensaje en el que le hablará directamente al pueblo cubano para decirles que esta relación que se destraba no busca generar “un cambio de régimen”, según informó esta semana el asesor adjunto de seguridad nacional, Ben Rhodes. Gestos.

    Seguí leyendo en Mundo