Mundo Latinoamérica Domingo, 21 de Febrero de 2016

Bolivia rechaza la postulación de Evo Morales para una nueva reelección

Los primeros resultados oficiales de la consulta de carácter obligatorio arrojaron que más del 66% de los votantes se pronunció en contra de la reforma de la Carta Magna, que permitiría al actual presidente postularse para gobernar entre 2020 y 2025.

En estos días, Morales está envuelto en un escándalo por corrupción.

Domingo, 21 de Febrero de 2016

Los primeros números oficiales del reférndum boliviano que define la posibilidad de que el presidente Evo Morales se postule para un nuevo mandato en las elecciones de 2019, revelan un escenario poco favorable para el actual mandatario. De acuerdo con el Tribunal Supremo Electoral, sobre 1,016,881 votos válidos emitidos, el "No‘‘ a la reforma constitucional a favor de la reelección registra 66,55% de los votos, mientras que el "" llega al 33,45%.

Durante el transcurso de la consulta, Morales pidió al pueblo boliviano participar del acto: "Son más de seis millones de votantes en este referéndum y mi gran deseo es que podamos batir el record de 2009 en el que ha participado un 96%. Quisiéramos ahora pasar esa cifra, sería un día histórico que por primera vez con el voto del pueblo se modifique la Constitución y saber si me quieren o no".

A pesar de las expectativas del presidente, la cantidad de personas que se acercó a las urnas fue considerablemente menor, como también el número de votos favorables a darle la posibilidad de continuar en el poder hasta el 2025.

Los primeros sondeos anteriores al domingo daban resultados parejos entre los partidarios y detractores de la reforma electoral, sin embargo, las últimas encuestas publicadas proyectaron una pequeña diferencia a favor del "No".  

Es muy probable que los resultados finales de la consulta estén teñidos por un reciente escándalo de corrupción que afectó la imagen presidencial del primer presidente indígena, acusado de tráfico de influencias a favor de la empresa china CAMC Engineering. Esta compañía, dirigida por la expareja de Morales Gabriela Zapata, con quien el mandatario tuvo un hijo -fallecido poco después-, obtuvo licitaciones directas por unos 566 millones de dólares para obras del Estado.

El dirigente de izquierda y el vicepresidente, Álvaro García Linera, iniciaron su primer gobierno en 2006 y fueron reelectos dos veces, asumiendo un récord de permanencia en el poder desde la independencia del país en 1825.

    Seguí leyendo en Mundo