Mundo Brasil Martes, 19 de Enero de 2016

La alcaldía de San Pablo ordenó que los taxistas usen traje y sean "alegres" para ganarle a Uber

Los conductores no podrán usar bermudas, remeras ni sandalias, y tendrán prohibido hablar de temas polémicos como "pasiones deportivas", "convicciones partidarias", "fe y cultos religiosos" u "opciones de comportamiento personal".

Uber amenaza a los taxis tradicionales.

Los taxistas de San Pablo, en Brasil, ya no podrán usar bermudas ni sandalias, ni hablar de temas polémicos como el fútbol. La alcaldía de la ciudad estableció un nuevo conjunto de normas para hacerle frente al crecimiento de Uber, una plataforma que pone en contacto a choferes y usuarios a través de una aplicación móvil que cobra precios más bajos.

Desde ahora, los conductores deberán vestir ropa formal (traje o camisa de mangas largas a lo sumo), tener la barba arreglada y las uñas limpias, recibir a los pasajeros "con optimismo y alegría", y, si conviene, con un poco de agua mineral.

Las remeras, bermudas, sandalias y camisas desabrochadas quedan terminantemente prohibidas para los taxistas, quienes tendrán que tener sus zapatos siempre "lustrados y bien conservados" y el cinturón del pantalón correctamente "abrochado".

Asimismo, deberán evitar "cualquier aroma que cause molestias al pasajero", por lo que deberán evitar el "sudor", los "cigarros", las "bebidas alcohólicas", y los "perfumes con fuertes fragancias".

También con el objetivo de no incomodar a los clientes, se exige a los taxistas "reprimirse" en el uso de malas palabras y "no ser sarcástico o hacer bromas molestas", es decir, "evitar polémicas o situaciones que provoquen el estrés del pasajero".

De esta manera, los conductores no podrán hablar sobre "pasiones deportivas", "convicciones partidarias", "fe y cultos religiosos" u "opciones de comportamiento personal".

Tampoco se podrán tratar "problemas particulares ni de la categoría" pero, eso sí, se permite al taxista "mantenerse en silencio o dialogar sobre los temas manifestados" por el usuario.

Con el fin de que el cliente "desee utilizar siempre" este medio de transporte, el conductor podrá, a su criterio y "de acuerdo al interés del pasajero", ofrecer información turística, poner el boletín de noticias o música ambiente.

Además, deberán tener cargadores para dispositivos electrónicos -como móviles o tabletas- y permitir el pago con tarjeta de crédito y aplicaciones, ya que en caso contrario pueden recibir una multa de más de 35 reales (unos 8,5 dólares).

Seguí leyendo en Mundo