Emprendimientos Investigación Miercoles, 13 de Febrero de 2013

Investigación

En la UBA trabajan en la elaboración de yogur y ricota de leche ovina

Equipos de investigación de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires los que han comenzado a producir derivados de los ovinos. Afirman que además pueden aportar beneficios para la salud humana.

La UBA y una propuesta innovadora en el mercado de los lacteos

"Si Francia, Italia, Grecia y otros países cuentan con una larga tradición de productos elaborados con leche de oveja, y un alto consumo, ¿por qué la Argentina no podría comenzar a crecer en este segmento?" se preguntaron en la FAUBA.

El potencial existe, aseguraron investigadores del Grupo de Estudio y Trabajo en Producción Ovina de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), que trabajan en mejorar la nutrición de las ovejas para generar alimentos nutracéuticos (más saludable para el consumo humano) y en la elaboración de nuevos productos lácteos.

“En la Argentina, históricamente los sistemas pecuarios tienen un componente pastoril muy grande" y "si bien hoy se están usando más concentrados, la inclusión del forraje en las dietas de los animales genera grandes ventajas, porque permite disminuir el costo de producción y, al mismo tiempo, mejorar la calidad de la leche”, sostuvo Marisa Wawrzkiewicz, docente de la Cátedra de Nutrición Animal de la FAUBA.

“Cuanto más forraje aparezca en la dieta de los animales, el producto lácteo final va a contener una mayor proporción de ácidos grasos beneficiosos para la salud humana, que permiten reducir el colesterol y disminuir el riesgo de contraer cáncer, por ejemplo”, resaltó la profesora.

Los estudios también se concentran en generar nuevos productos derivados de la leche de oveja. “Buscamos alternativas a los quesos que generalmente llegan al mercado, y para eso estamos elaborando ricota y yogur con leche de oveja”, dijo Wawrzkiewicz.

En el viejo continente la oferta es extensa: “El verdadero queso roquefort está hecho con leche de oveja y tiene denominación de origen en Francia, también el feta, de los griegos, y el pecorino, de los italianos”, ejemplificó Ana Frey, docente de la cátedra de Ovinos.

Según Diego Álvarez Ugarte, también de la cátedra de Ovinos "hoy existen condiciones, tecnología, genética y recursos para que el tambo de ovejas funcione". Además "si bien la ausencia de precios de referencia y de un mercado formal no han dejado que la actividad se desarrolle plenamente, la producción ovina también permite tener una diversidad de productos y oportunidades comerciales con la carne de cordero y la lana”, concluye Álvarez Ugarte.-

¿Qué opinás sobre esto?