Editoriales · Miercoles, 19 de Abril de 2017

Ploteo para todos

El recuerdo de las zapatillas que regaló a los más pobres la gobernación bonaerense firmadas por el gobernador Carlos Ruckauf fue inmediato.

El deja vu se disparó cuando se divulgaron las fotos de los patrulleros ploteados con la firma de la intendente peronista de la Matanza Verónica Magario.

No es una moda. Antes de Magario también lo hicieron Mario Ishii en José C. Paz, Ricardo Curutchetel en Marcos Paz, Walter Festa en Moreno, Daniel Scioli y Eduardo Duhalde desde la propia gobernación y Menem desde la mismísima presidencia.

Seguramente hay más ejemplos. Lamentablemente también.

Parece obvio decir que el deber de hacer publicidad de los actos públicos no es sinónimo de hacer propaganda personal usando fondos públicos.

No es un tema nuevo. No es una moda, como lo presentan muchos medios. Es una mala práctica que debería ser inmediatamente prohibida porque desgraciadamente la sociedad no reclama escandalizada ante estas costumbres.

Y algunos funcionarios creen que estos usos son un derecho que tienen.

Cuando el chancho y el que le da de comer, por una razón u otra no hacen las cosas como corresponde, la única solución es la dura ley.

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?