Economía Congreso Jueves, 25 de Octubre de 2018

Media sanción a la suba de Bienes Personales, sin incluir al campo

Luego de la queja de las entidades de productores agropecuarios, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que aumenta en forma progresiva las alícuotas del impuesto para propiedades que superen los $2 millones. Además, sancionó la Adenda y el revalúo contable.

La Cámara de Diputados aprobó y giró en revisión al Senado el proyecto que aumenta en forma progresiva las alícuotas del impuesto de Bienes Personales para propiedades superiores a los dos millones de pesos, pero exceptuó de ese gravamen a los bienes rurales, como solicitaron las distintas entidades de productores agropecuarios. 

Además, aprobó los proyectos de consenso fiscal, denominado "Adenda", acordado con 19 gobernadores; la modificación de la ley de revalúo contable de las ganancias empresariales, y sobre la creación del monotributo social para tabacaleros y cañeros.

El proyecto sancionado por 130 votos a favor, 38 en contra y ocho abstenciones, establece que se cobrará una alícuota progresiva del 0,25 al 0,75% sobre el excedente de los bienes que superen los 2 millones de pesos, que es el nuevo mínimo no imponible para calcular este tributo.

De acuerdo a esa escala, se pagará el 0,25% hasta cinco millones cuando el excedente supere los dos millones de pesos. La alícuota del 0,50 se aplicará sobre los bienes que excedan los 5 millones y hasta 10 millones de pesos. En tanto, cuando los bienes superen los 20 millones, la tasa será del 0,75%.

En cuanto a la Adenda, los gobernadores se comprometen en primer lugar a derogar exenciones totales o parciales del impuesto a las Ganancias para funcionarios y empleados públicos nacionales, provinciales y municipales, así como exenciones sobre actividades de ahorro, de crédito y financieras. También se los autoriza a poder flexibilizar la rebaja de impuestos provinciales para evitar una caída de la recaudación.

Sobre la reforma a la ley de revalúo contable de las ganancias de las empresas, donde se permite computar la inflación en los balances del 2018, ahora sólo se podrá aplicar la inflación si supera el 55% este año, el 30% en 2019 y el 15% en 2020.

De acuerdo a la ley votada en diciembre del 2017, las empresas podían ajustar por única vez sus balances cuando el índice de precios internos al por mayor superara el 100% en tres años -hasta 2020-, o cuando en cada período se superara el 33% anual, y esto ya sucedió en septiembre de este año.

Los diputados decidieron impulsar esta reforma para evitar que las arcas públicas de la Nación y las provincias tengan una rebaja de casi el 10 por ciento de la recaudación del impuesto a las Ganancias.

Seguí leyendo en Economía