Economía Consumo Lunes, 16 de Abril de 2018

Los argentinos prefieren la carne por sobre el fernet y la coca

Pese a ser el país que más gaseseosa y esa bebida alcohólica consume pér cápita en todo el mundo, los productos cárnicos vacunos son los más elegidos por los consumidores locales. También supera a otras marcas líderes en sus segmentos.

El Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) publicó un informe que refleja que los consumidores nacionales prefieren los productos cárnicos vacunos por sobre algunas marcas líderes, tales como Coca-Cola, La Serenísima, Taragüi, Marolio o el fernet

El relevamiento se llevó a cabo en la provincia de Córdoba, cuyos ciudadanos predican un fanatismo único por la mencionada bebida alcohólica; sin embargo la carne se impuso también.

La muestra estuvo integrada por 200 encuestas, y se trató de un público preponderantemente masculino (70% hombres y 30% mujeres), con una segmentación conformada en un 54% por edades comprendidas entre 18 a 30 años, en un 38% por edades entre 31 y 60 años, y en un 8% 61 años o más.


Concretamente una de las preguntas efectuadas fue “¿Qué puntaje le otorgaría Usted a las siguientes marcas y/o productos en función de su grado de fanatismo?”

Entre los hallazgos llama poderosamente la atención que mientras un 54% de la gente se considera “fanática” de la carne vacuna, un bajo porcentaje se considera de ese modo cuando se les pregunta por las demás marcas analizadas: Fernet (19%), Taragüi (9 %), La Serenísima (9 %), Coca Cola (9 %) y Marolio (3 %).


“Esto demuestra el enorme potencial de la carne vacuna argentina que sin ser una marca está desde siempre en la mesa y el corazón de todos los argentinos”, sostuvo Ulises Forte, presiente del IPCVA.

“Cambian las épocas, cambian las formas de consumo, pero como tenemos medido en el Instituto, el 95% de los argentinos eligen nuestra carne, incluso los más jóvenes, que representan un desafío para la industria pero siguen valorando nuestra carne como lo hacemos nosotros y lo hacían nuestros abuelos”, agregó.

Seguí leyendo en Economía