Economía · Viernes, 17 de Noviembre de 2017

La tarifa de luz subirá 45% en Capital y el Conurbano en el verano

El aumento será mayor para los hogares y comercios que consuman más de 150 kilovatios hora durante el mes. El incremento se aplicará en dos tramos: diciembre y febrero.

El Gobierno propuso este viernes establecer dos aumentos de la tarifa de energía eléctrica en todo el país durante el verano, lo que determinará un alza superior al 45% para el Área Metropolitana de Buenos Aires y de hasta el 38% para el interior del país.

Los usuarios de Edenor y Edesur tendrán que afrontar aumentos de hasta el 39 por ciento en el primer tramo del incremento, que será en diciembre y de hasta 18% en el segundo, que las empresas aplicarán a partir de febrero de 2018.

En tanto, el aumento para los hogares y comercios que consuman más de 150 kilovatios hora durante el mes será mayor, según los datos revelados por el Ejecutivo en la Audiencia Pública que se llevaba adelante en el Palacio de las Aguas Corrientes.

El plan prevé la aplicación de un sendero de reducción escalonada de subsidios sobre los precios de referencia de la potencia y energía en el Mercado Eléctrico Mayorista, tarifa social, plan estímulo y tarifas de transporte.

Las empresas distribuidoras del interior del país venían actualizando al ritmo de la inflación en los últimos años el valor agregado de distribución (VAD), lo que explica que la electricidad sea más cara en las provincias que en la Capital Federal y el Conurbano bonaerense, detalló la agencia Noticias Argentinas.

Las compañías Edenor y Edesur que operan en la zona metropolitana de Buenos Aires (donde está el 40% de la demanda) mantenían congelado el VAD, pero el Gobierno decidió que ahora se ponga gradualmente al mismo nivel en el interior. Eso explica que el aumento tarifario para los usuarios de Edesur y Edenor ser mucho más fuerte durante el próximo verano que para los habitantes de cualquier otro rincón de la Argentina.

La propuesta del Ministerio de Energía que conduce Juan José Aranguren también incluye una fuerte restricción en la tarifa socia y una drástica reducción de las bonificaciones por ahorro.

Hasta ahora, con un ahorro del 10% al 20% en el consumo con relación a igual período de 2015, los residenciales pagaban $480 por megavatio en vez de $640, y $320 por un ahorro mayor al 20%. A partir de diciembre, en cambio, sólo tendrán bonificación los que reduzcan un 30% o más el consumo con respecto a 2015, y el descuento será del 10% sobre el nuevo precio mayorista que se establezca.

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?