Cultura Libro Domingo, 17 de Abril de 2016

"Después de Auschwitz": la hermanastra de Ana Frank cuenta cómo sobrevivió al mayor campo de concetración nazi

El libro de Eva Schloss llegó a la Argentina, de la mano de la editorial Planeta. En él, la sobreviviente de Auschwitz relata las condiciones infrahumanas que debió afrontar durante su paso por el centro de exterminio.

Eva Schloss tiene ahora 86 años y está radicada en Londres.

Domingo, 17 de Abril de 2016

Estos días llegó a la Argentina el libro "Después de Auschwitz", un texto escrito por Eva Schloss, sobreviviente del Holocausto y hermanastra de Ana Frank. Después de más de 60 años, la mujer relata su experiencia y describe las condiciones infrahumanas de supervivencia que debió afrontar en el mayor centro de exterminio del nazismo.

"También fui víctima de la persecución nazi y me enviaron a un campo de concentración pero, a diferencia de Ana, yo sobreviví", narra la autora que compartió tiempo de su infancia con la niña que trascendió a la historia por su diario personal.

Cuando Hitler invadió Austria, Schloss tenía 9 años y su familia decidió mudarse a Ámsterdam para escapar del régimen y la persecución a los judíos. Durante un tiempo, vivió al lado de la casa donde se había instalado la familia Frank y llegó a establecer una corta amistad con Ana.

Años después, tras la rendición nazi y habiendo perdido a su padre y hermano, retorna a su antiguo barrio junto a otros sobrevivientes, entre ellos Otto Frank, quien termina casándose con su madre.

"Recuerdo todos los días mi decimoquinto cumpleaños, porque cambió drásticamente mi vida entera", dijo la autora sobre el 11 de mayo de 1944, día en que una enfermera holandesa traicionó a su familia y la envió a Auschwitz. Dio la casualidad que más tarde fue otra enfermera, prima de su madre y a la que llamaba Minni, quién la salvó de morir en el campo.

La mujer comenta que escribió este libro porque hay gente que todavía no sabe lo "difícil" que fue para los supervivientes "adaptarse a la vida real después del Holocausto". "No confiaba en nadie, era muy tímida. Me costó muchos años cambiar esto, que me dañaba tanto mental como físicamente", contó en estrevistas a la prensa.

    Seguí leyendo en Cultura