Cultura Arte callejero Domingo, 13 de Diciembre de 2015

Bansky sorprendió con un graffiti de Steve Jobs en las cercanías a un campamento de refugiados

El artista intervino las calles francesas con una crítica a las políticas de inmigración. Retrató al genio de la informática como un inmigrante sirio, una realidad que pudo haber sido si su padre biológico no se hubiera refugiado en Estados Unidos.

Domingo, 13 de Diciembre de 2015

Bansky, el misterioso graffitero de Bristol, intervino una pared cercana al campamento de refugiados conocido como "La Jungla" de la ciudad francesa de Calais y pintó a Steve Jobs como un inmigrante sirio que escapa de las guerras.

El genio de la informática aparece retratado de cuerpo entero, vestido con su característica polera negra, portando una bolsa a sus espaldas y un modelo primitivo de su computadora Macintosh. Haciendo honor a su perspicacia característica, de jugar con lo ya presente en las paredes que interviene, Bansky pintó a Jobs junto a una preexistente frase que dice "Nadie merece vivir así".

"A menudo tratan de hacernos creer que la migración es una carga para los recursos del país, pero Steve Jobs era el hijo de un migrante sirio", reza el mensaje difundido por el artista sobre su reciente trabajo.

Y agrega: "Apple es la compañía con más ganancias del mundo, cada año paga más de us$ 7.000 millones en impuestos y solo existe porque alguien le permitió la entrada a un joven de la ciudad de Homs".

Los padres biológicos del fundador de la multinacional de informática fueron Abdulfattah Jandali, un inmigrante sirio musulmán, y la estadounidense Joanne Carole Schieble, aunque fue criado en el seno de otra familia adoptiva.

    Seguí leyendo en Cultura