Cultura Arrabal porteño Sabado, 7 de Marzo de 2015

Hace 125 años nacía el pintor de La Boca

Se cumplió un nuevo aniversario del natalicio del pintor y muralista Benito Quinquela Martín, reconocido por sus obras que tomaron de escenario el barrio de La Boca y la orilla del Riachuelo. El museo que lleva su nombre realizó una intervención artística colectiva en su honor y pinto de azul, amarillo, verde y rojo, las calles de la avenida Pedro de Mendoza.

Quinquela Martín retrató la jornada del obrero portuario y los colores que rodearon su escena en los días de sombras y sol.

El 1 de marzo se cumplió el 125 aniversario del natalicio del pintor y muralista argentino Benito Quinquela Martín, nacido en el año 1890, cuyas obras tuvieron un reconocimiento internacional y fueron expuestas en Río de Janeiro, Madrid, París, New York, Roma y Londres.

Las pinturas del artista transcurren en el cotidiano del barrio La Boca, donde se crió desde niño, luego de ser abandonado a poco de nacer y adoptado a los seis años por el italiano Manuel Chinchella y su mujer argentina Justina Molina.

El artista trabajó algunos años como obrero portuario, realizando tareas de carga de carbón, industria a la que se dedicaba su padre. Mientras tanto, tuvo una participación activa en la política de La Boca, donde luego fundó escuelas y museos.

Se formó de manera autodidacta, al retratar con sus pinceladas exactas las jornadas extenuantes de los trabajadores portuarios, los barcos en la orilla del Riachuelo, los astilleros, los colores del atardecer en el río y en el barrio.

Eran temas que yo llevaba adentro, y los trataba fácilmente”, decía Quinquela Martín en relación a su repertorio.

 

Una sonrisa junto al Riachuelo

En homenaje, el museo del barrio porteño que lleva su nombre, realizó una intervención urbana en la que vecinos, voluntarios de fundaciones, turistas y artistas, llenaron de colores los adoquines de la avenida Pedro de Mendoza.

La iniciativa de arte colectivo en el barrio La Boca buscó cumplir el sueño inconcluso del artista de asfaltar de colores las calles de su barrio.

"Él pensaba que el color tenía una influencia beneficiosa sobre la vida de las personas y quería extender esa experiencia de Caminito hacia el resto del país y asfaltar de color La Boca”, dijo Víctor Fernández, director del Museo Bellas Artes Benito Quinquela Martín.

Agregó que se optó por la participación de la gente del lugar porque: “Quinquela recordó como nadie que el arte es una expresión de la comunidad y compartió los frutos de su éxitos con su gente. Hemos visto desde siempre un incansable promotor de acciones solidarias, por eso nos parecía significativo justamente que se involucren vecinos y chicos del barrio”.

Intervención artística en homenaje a Quinquela Martín

    Seguí leyendo en Cultura