Cultura Teatro Miercoles, 18 de Junio de 2014

Despierta la solidaridad

El elenco original de Despertar de primavera subió nuevamente al escenario por vocación y solidaridad.

La función se agotó en cuatro horas.

Miercoles, 18 de Junio de 2014

El reestreno fue un éxito rotundo, a lo que ya están acostumbrados los actores y directores de Despertar de primavera, pero esta vez fue especial. Los protagonistas originales del musical, junto a las ONGs Fundación Sí y El Leoncito Dan, estrenaron en el Nacional una versión “en concierto” (sólo las canciones), con fines solidarios. Ochocientos fanáticos disfrutaron de una puesta original y única del show.

“¡Gracias a todos! En cuatro horas entregamos ochocientas entradas para el martes 17 de junio…agotadas”, agradece un flyer en la página de Facebook de la obra. La respuesta del público fue enorme. A cambio de golosinas, alimentos no perecederos y pañales se entregaron entradas. “No esperábamos tanta respuesta del público. Pensamos que no íbamos a llenar y llenamos un Nacional en cuatro horas”, contó Leandro Bassano, actor y pieza clave de este proyecto.

“A fin del año pasado, nos vimos con algunos de los chicos del elenco en el recital de un amigo y dijimos ‘vamos a hacerlo’. Me junté con Florencia Otero en mi casa y bizcochito y mate mediante pensamos: ¿Y si lo hacemos para ayudar a una fundación?”, detalló Bassano.

Así se contactaron con Manu Lozano de Fundación Sí y con Paula Schapiro de El Leoncito Dan. “Casualmente cuando hicimos la obra en el 2010 ensayamos en su estudio (de Paula), entonces están todavía las marcas en el piso, las sillas, todo. Es muy nostálgico”.

Los actores han crecido, madurado, mejorado. Todos ellos siguieron arriba del escenario porteño, aprendiendo y demostrando de lo que son capaces. Leandro, que hoy interpretará a Ernst, reflexiona: “Eliseo Barrionuevo, por ejemplo, es un crack, es el mejor. El chabón cuando hicimos Despertar no cantaba mucho, no se movía mucho y hoy por hoy está haciendo el protagonista. Se ha formado, ha seguido laburando mucho y, la verdad, que es increíble”.

Se habla y se piensa en una nueva función. Sin embargo, es difícil teniendo en cuenta el costo legal y monetario que significa entrenar una obra de tal calibre, como lo hicieron Ariel del Mastro y Cris Morena en 2010. Cada uno de los participantes del grupo agradece tener trabajo y sabe que es complicado volver unirse. Sin embargo, por una buena causa todo es posible. “Cuatro años después nos han pasado cosas, nos han movilizado cosas, pero la emoción que le ponemos es la misma o más. Es tremendo lo que sucedió en cuanto a la energía”, concluyó Bassano. 

 

Por Felipe Albrizio

    Seguí leyendo en Cultura