Cultura Uruguay Lunes, 24 de Febrero de 2014

Uruguay

A los 90 años, falleció el artista Carlos Páez Vilaró

Considerado uno de los más importantes exponentes del arte en las últimas décadas, murió mientras conversaba con su médico en Casapueblo, su más famosa creación.

Páez Vilaró se autodefinía como el

El artista plástico uruguayo Carlos Páez Vilaró, uno de los exponentes más importantes del arte latinoamericano de las últimas décadas, falleció este lunes a los 90 años en Casapueblo, su reconocida creación arquitectónica ubicada en Punta Ballena, Uruguay.

Según indicó una de sus hijas, el artista "se levantó a la mañana, había descansado muy bien y estaba conversando con su médico para decirle que tenía un dolor cuando falleció".

Páez Vilaró dedicó su obra pictórica a la cultura de raíz africana que rodea el Carnaval uruguayo, pero además recorrió África pintando murales en coincidencia con el histórico proceso de independencia de aquel continente, durante la segunda mitad del siglo XX.

Con una marcada impronta cubista, la producción del artista, nacido en Montevideo el 1°de noviembre de 1923, se desplegó en todo tipo de materiales, como muros, cartones, metales y papel y tuvo como eje el retrato de sus viajes por el mundo.

El artista experimentó también con la escultura, la cerámica, la música y la escritura.

Durante su juventud, residió en Buenos Aires, donde se desempeñó como aprendiz de cajista de imprenta en Barracas y Avellaneda e inició su carrera como artista.  Por su estrecho vínculo con nuestro país, Páez Vilaró se autodefinía como el "pintor del medio del río".

En los años 60, inició la construcción de Casapueblo, donde este lunes encontró el fin de sus días.

"Cuando inventé Casapueblo, era extraordinario: estaba solo. Una soledad maravillosa. Sólo tenía diálogo con algunos pescadores que se aventuraban a vivir en las rocas. Hoy en día no conozco ni a los vecinos. Impresionante lo que ha crecido. Antes, me dolía cuando alguien construía. Pensaba: `¿Cómo lo hacen sin pedirme permiso?`. Me sentía dueño como de 40 hectáreas. Ya no. Pero fui el culpable", aseguró alguna vez.

En 1972, su hijo mayor sufrió un accidente junto a otros jóvenes que volaban hacia Chile para disputar un partido de rugby y el avión que los transportaba cayó en la cordillera de los Andes, en una odisea que luego sería reflejada en la película “Viven”.

Durante los 72 días que duró la búsqueda de los sobrevivientes el artista tuvo una participación activa en el operativo de rescate: organizó expediciones, reclutó voluntarios, consultó videntes y se internó en la cordillera hasta que se localizaron los restos del avión y los 16 sobrevivientes, entre los que estaba su hijo.

Tras la experiencia, Páez Vilaró escribió una serie de notas a modo de bitácora que fueron editadas bajo el nombre de "Entre mi hijo y yo, la luna".

A lo largo de su vida, Páez Vilaró conoció a importantes maestros como Pablo Picasso, Salvador Dalí, Giorgio de Chirico, Jean Cocteau, Jean Cassou, Alexander Calder y Andy Warhol, entre otros.

El artista había participado hace unos días de las "Llamadas", como se conoce el desfile de comparsas de origen africano en el Carnaval uruguayo.

¿Qué opinás sobre esto?