Cultura · Miercoles, 27 de Noviembre de 2013

Israel despide a la leyenda del rock hebreo, Arik Einstein

Los israelíes despiden hoy en un multitudinario funeral en Tel Aviv a la máxima leyenda del rock local, el cantante y artista Arik Einstein, que ha acompañado con su obra la corta historia de este país hasta convertirse en su "banda sonora".

El famoso cantautor israelí falleció el domingo a los 74 años.

Einstein falleció la noche del domingo a los 74 años, según el parte del hospital Ijilov debido a un "aneurisma de aorta, a causa una dilatación crónica de los vasos sanguíneos en la zona del abdomen".

El cantautor, que lideró las principales corrientes musicales en las últimas cinco décadas y seguía en activo, se había desplomado poco antes en su casa, e ingresó inconsciente en el hospital.

"Era el más grande de todos. Todos crecimos con sus canciones. Decir Arik Einstein es lo mismo que decir Israel. La canciones que compuso e interpretó son la banda sonora de Israel", dijo el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Poco conocido fuera de su país, Einstein nació en 1939 en una Tel Aviv que florecía bajo mandato británico, y que se convertía rápidamente en el epicentro del renacimiento cultural hebreo en todas sus dimensiones, entre ellas la música.

Sus primeros pasos los dio en las Bandas Musicales del Ejército, un fenómeno cultural que tuvo su máximo apogeo en los cincuenta, sesenta y setenta, y que fue el caldo de cultivo de decenas de artistas israelíes.

Autor de populares canciones como "Yo y tú (cambiaremos el mundo)", "Ve despacio", "Vuela polluelo", "Sentado sobre la verja", o "San Francisco sobre el agua", Einstein llegó a encabezar las listas de éxito en todas las emisoras israelíes durante semanas.

En su diversificada y prolífica obra -grabó más de 40 discos en solitario y una veintena con otros cantantes y grupos- llegó a abordar los problemas y curiosidades de la emergente sociedad israelí, que también trasladó al cine en una docena de ocasiones.

"Salah Shabati" (1964) y "Metzitzin" (Mirones, 1972) son dos de sus películas más veneradas a nivel local, y marcaron toda una época en la vida de los israelíes.

El rabino Uri Zohar, popular actor israelí que tras grabar "Mirones" con Einstein cambió la vida bohemia de la laica Tel Aviv por la ultraortodoxa de Jerusalén, pronunció anoche en el hospital el ritual del "kaddish" (oración funeraria judía) por quien era su amigo del alma y consuegro por partida doble.

"Sus canciones acariciaron a todo un pueblo y abrazaron nuestra tierra", dijo de Einstein el presidente israelí, Simón Peres, que se encuentra de visita oficial en México.

Casado en dos ocasiones y padre de cuatro hijos -dos de cada matrimonio-, los restos de Einstein están expuestos hoy en la céntrica Plaza Rabin de Tel Aviv para que los israelíes puedan darle un último adiós antes de ser enterrado en uno de los cementerios de su inseparable Tel Aviv.

 

El emotivo recuerdo de una admiradora argentina:

Qué cosas tiene la vida....estaba mirando caer la lluvia desde mi balcón en Buenos Aires, y cuando vuelvo a la pantalla de la PC, aparece la noticia: Falleció el cantante israelí Arik Einstein...y lo que era una triste y lluviosa  tarde de Buenos Aires se metió automáticamente en mi interior y también llore. 

Busque uno de sus temas más conocidos, el primero que escuche, regalo de quien luego sería el padre de mis hijos, quien me lo envió en un casette con una nota que decía: Aun no podes entender el significado de lo que dice, pero representa lo mejor de la sociedad israelí...   fue raro, pero a pesar de no saber en esas épocas ni una palabra de hebreo, su voz y sus canciones llegaban al alma, transmitían paz, alegría, sencillez y talento. 

Los años pasaron, y los álbumes de Arik continuaban apareciendo, y un día -justo a tiempo- edito uno dedicado a los chicos, y fue tan bueno que todos los padres de nuestra generación le cantamos sus temas a nuestros hijos, y los que no tenían hijos, también, porque derrochaban  buen humor y optimismo.  

La sociedad israelí hoy está de duelo, sienten no solo la pérdida del artista, que fue grande, talentoso, honesto, sencillo, elegante, punzante a veces, sin vedetismos, y podría seguir agregando elogios, que todos los merecía; lo llora el Israel "lindo" el de las utopías y la esperanza, y el de la guerra y la sombra, en algún punto se va con él una idea de sociedad que cada vez queda más en el pasado, que ya se sabe será distinta a la idea que todos soñaron.

 Mis hijas me llamaron desde Israel para darme la noticia, y ambas me contaron que después de varios días grises y fríos, justo salió el sol e hizo calor..y justo este hombre se muere.!..y me quede pensando: El representaba el "Israel ideal" donde pase lo que pase, sale el sol y se sigue adelante, y así como durante tantos años nos alegró la vida, con suma elegancia se fue en un bello día, para que todo  no sea tan triste.

 
Por Viviana Goncebat

 

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?