Sociedad Balance Martes, 2 de Enero de 2018

Carlotto le marcó la cancha al Ejecutivo

Si bien destacó que el 2017 fue un año “muy positivo institucionalmente” para Abuelas de Plaza de Mayo por la restitución de la identidad de seis nietos, consideró que el Gobierno “quiere olvidar y mirar para otro lado”.

Martes, 2 de Enero de 2018

El 2017 marcó el 40º aniversario del inicio de la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo, organización que en su historia restituyó la identidad de 127 nietos víctimas de la dictadura cívico militar. Además, durante el año pasado se restituyeron a sus familias cuatro nietos, a los que se sumaron dos casos de hijos que no llegaron a nacer y que fueron resueltos con el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Haciendo un balance, la titular del organismo de Derechos Humanos Estela de Carlotto, calificó el año como “muy positivo institucionalmente” y dejó un mensaje ‘disciplinador’ para el Gobierno de Mauricio Macri: “que no toquen ni un centímetro los resortes que sostienen a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y al Banco Nacional de Datos Genéticos, que son fundamentales en la búsqueda”.




En ese sentido, afirmó que los dirigentes del Ejecutivo “quieren olvidar y mirar para otro lado” y que –ante esa situación, “las Abuelas queremos que la dictadura que vivimos no vuelva a repetirse”.

“Nosotras recibimos muchos agravios por parte del Gobierno, pero decimos la verdad y la decimos seriamente. Si se olvida, queda un pozo negro que puede repetirse, quizá no como golpe cívico militar, sino como vemos ahora, con presos políticos, detenciones de jóvenes en protestas, con jubilados indefensos y genocidas con prisión domiciliaria que van a violar”, profundizó.

En cuanto a labor de la organización que comanda, Carlotto resaltó que “nunca bajamos los brazos y la visibilidad de nuestra tarea va en crecimiento”, lo cual genera “que se dé en nuestros nietos ese despertar de algunos que hace que nos busquen y los encontremos”.

La dirigente de derechos humanos destacó el valor de esa tarea debido a los obstáculos que representa. “Hay registros civiles cerrados, documentos quemados o clínicas que ya no existen más y eso lo hace difícil, pero no imposible”, indicó. No obstante aclaró: “Cuando hay mucho amor, constancia y optimismo, las cosas salen bien”.

    Seguí leyendo en Sociedad