Sociedad Alerta Viernes, 15 de Diciembre de 2017

El 41% de las escuelas de la Ciudad alimenta mal a sus alumnos

Es lo que se desprende del informe de gestión del servicio de comedor para niños de entre 45 días y tres años, que realiza la Auditoría porteña. También se descubrieron fallas infraestructurales y bromatológicas en un importante número de establecimientos.

Imágenes ilustrativas

Viernes, 15 de Diciembre de 2017

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) reveló alarmantes fallas en los planes alimenticios que proveen los establecimientos que dependen del Gobierno porteño, en la franja etaria que comprende a los niños de 45 días a tres años.

En su informe de gestión sobre el servicio de comedor en las instituciones públicas de CABA, el organismo detalló que en el 41% de los espacios relevados “se incumple con el menú entregado a los niños, ya sea por reemplazo o falta de alguno de sus componentes”.

Entre las irregularidades descubiertas, se enumeró la entrega de menús contra indicación médica en casos donde los menores debían atenerse a una dieta estricta por distintas complejidades de salud que presentan. Por ejemplo, a un niño alérgico al chocolate se le entregaba un alfajor con esa cobertura en el desayuno, y a otro con dieta hipograsa le ofrecían de almuerzo un medallón de pollo prefrito con puré.

Además, en la Escuela Inicial Nº 5 D.E. 2 se detectó que se servía un menú único para toda la comunidad escolar que no contemplaba las recomendaciones para pequeños de uno a tres años de edad. Casos similares se advirtieron en dos jardines que ofrecían refrigerios que incumplían “los requerimientos de ingesta diaria de nutrientes para el adecuado crecimiento y desarrollo”.

Asimismo, se hallaron serias infracciones vinculadas al complemento que debe entregarse a los infantes (yogur entero, flan de vainilla o postre de maicena). “En el 58% de los establecimientos no fue entregado”, detalla el informe. En los lugares donde sí se cumplió el envío, “en el 46% de los casos no alcanzó para el total de la matrícula”.

En base a los datos se desprende también que “en siete escuelas hubo un déficit de ingredientes mayor al 30%, mientras que en otras ocho la carencia fue mayor al 50%”. En tanto, se detectaron irregularidades en el 16.5% de los informes bromatológicos presentados a la Dirección General de Servicios Escolares.

En cuanto a la infraestructura, se cumplió con los requisitos sobre los salones comedores, pero el 40% de los establecimientos “no contaba con aberturas al exterior con malla mosquitera”, mientras que “casi el 22% carecía de sillas y mesas en buen estado de mantenimiento”. Otro 30% “no contaba con artefactos de iluminación protegidos contra rotura”.

Respecto a la elaboración y manipulación de alimentos, se registró que en un 24% de los colegios el personal “no es acorde al número de raciones a elaborar y distribuir”. Y en un 42% no se cumple con el empleo de elementos adecuados para manipular las comidas.

Por último, la Auditoría descubrió fallas de higiene en el 26% de las cocinas, en el 27% de los depósitos de alimentos y en el 33% de los contenedores isotérmicos.

    Seguí leyendo en Sociedad