Política Críticas Miercoles, 1 de Noviembre de 2017

Alfonsín aclaró que la UCR “no tuvo nada que ver” en la elaboración de la reforma laboral

El diputado nacional advirtió que “de ser ciertos los adelantos de la prensa, es imposible que el partido acompañe muchos de sus artículos”. Consideró que “es un remedio peor que la enfermedad” y dijo que “por lealtad con los aliados, debemos sugerirle que lo revean”.

Miercoles, 1 de Noviembre de 2017

El proyecto de reforma laboral que impulsa el Gobierno nacional todavía no tuvo su presentación oficial y ya cosechó numerosas críticas de diversos sectores. El diputado nacional Ricardo Alfonsín salió a aclarar que la UCR “no tuvo nada que ver en la elaboración” del proyecto.

“De ser ciertos los adelantos de la prensa, es imposible que la UCR acompañe muchos de los artículos de la reforma laboral”, manifestó el diputado en su cuenta de Facebook.

“En realidad así debería ser, pero como últimamente las cosas están medio ‘patas para arriba’, no sé. Pero hasta que el proyecto llegue al Congreso, la UCR debe aclarar que no participó y nada tuvo que ver en la elaboración del mismo. No puede pasar ni un día más sin que la sociedad lo sepa”, expresó Alfonsín, uno de los actores más críticos del rol del radicalismo en Cambiemos.

Además, advirtió: “Por lealtad con los aliados, debemos sugerirle que lo revean. No sólo es injusto, es un remedio peor que la enfermedad”.

“Como para suavizar, me dicen que la reforma es gradualista. ¿Y eso es tranquilizante? ¿Eso no quiere decir que se avanzará más en ese rumbo?”, continuó Alfonsín, y pidió “que se sepa que no todos los radicales, ni mucho menos, pensamos igual (últimamente)”.

Esta semana, en una nota de opinión publicada en Diario Inédito, el diputado nacional reconoció que “se han producido cambios importantes y ciertas circunstancias que obligan a repensar los paradigmas laborales”, pero remarcó que “una cosa es repensarlas y otra muy distinta fragmentar la negociación colectiva, o derogar las normas que eviten abusos frente a la desigualdad preexistente entre las partes, o normalizar el trabajo temporal, o facilitar los despidos sin causa con indemnizaciones injustas o el debilitamiento en general de la organización de los trabajadores como instancias para la defensa de sus intereses y derechos”.

    Seguí leyendo en Política