Mundo Estados Unidos Lunes, 13 de Junio de 2016

La matanza de Orlando dio pie a un acalorado debate entre republicanos y demócratas

La masacre ocurrida en un boliche gay entró de lleno en la agenda de campaña para suceder al actual presidente Barack Obama. El empresario Donald Trump resurgió su postura de prohibir el ingreso de musulmanes al país, mientras que Hillary Clinton le pidió no "demonizar" esta religión y corrió el debate hacia la tenencia de armas de guerra.

Donald Trump y Hillary Clinton.

Lunes, 13 de Junio de 2016

La masacre ocurrida este fin de semana en un boliche gay de Orlando generó opiniones encontradas respecto de las políticas que debería adoptar Estados Unidos para hacer frente a los asiduos atentados ocurridos en su territorio nacional.

Con las elecciones presidenciales por delante, las opiniones de los candidatos Donald Trump y Hillary Clinton no se hicieron esperar; generaron una fuerte repercusión en la opinión pública y en la agenda de la campaña electoral. La amenaza terrorista y la regulación de las armas de fuego pasarán a ser los temas centrales en los próximos días y meses.

Sin tapujos, pocas horas después de la matanza, el candidato republicano fue contundente en que se trató del "peor ataque terrorista en nuestro territorio desde el 11 de septiembre", avalando la adjudicación que hizo el ISIS frente a la masacre.

Apuntó contra el presidente Barack Obama y su posible futura contrincante, al opinar: "En sus comentarios de hoy, Obama desgraciadamente se negó siquiera a decir las palabras 'islam radical'. Sólo por esa razón debería renunciar. Si Hillary Clinton, después de este ataque, aún no puede decir estas dos palabras, debería abandonar la carrera hacia la presidencia".

Y continuó: "Si no nos ponemos duros e inteligentes realmente rápido, no vamos a tener nunca más un país. Porque nuestros líderes son débiles. Yo dije que esto iba a pasar y sólo se pondrá cada vez peor. Estoy tratando se salvar vidas y prevenir el próximo ataque terrorista. No nos podemos permitir seguir siendo políticamente correctos".

La postura del magnate se resume en reforzar la seguridad, restringir el ingreso de inmigrantes musulmanes y solicitar a esta comunidad religiosa que aporte información para detectar potenciales terroristas radicados en el país. Trump volvió a resurgir su propuesta de prohibir la entrada a Estados Unidos a "las personas que vienen de Siria, de diferentes partes del mundo con esa filosofía -en referencia al islam-".

Por el contrario, la demócrata Hillary Clinton evitó pronunciarse de manera precipitada sobre el tema y este lunes respondió a los señalamientos del empresario. Para la ex secretaria de Estado, el tiroteo no debe "demonizar" a los musulmanes ni "declarar la guerra a toda una religión".

En sus declaraciones, también cruzó las acusaciones del republicano y señaló que "importa lo que hacemos, no lo que decimos. Para mí, yihadismo radical, Islam radical, creo que significan lo mismo. Estoy dispuesta a decir cualquiera de los dos".

Respecto de qué hacer frente a los hechos violentos que se cobran cientos de víctimas, Clinton advirtió que ahora es momento de "recordar a los que han sido asesinados y apoyar a todos los que están sufriendo", pero adelantó que se debe dar un debate respecto de la facilidad del acceso a las armas. "Tenemos que sacar esas armas de guerra fuera de las calles. Tuvimos una prohibición sobre las armas de asalto y necesitamos restablecerla", sostuvo.

    Seguí leyendo en Mundo