Mundo Terrorismo Lunes, 13 de Junio de 2016

Tras una de las peores masacres de su historia reciente, Estados Unidos está en alerta

Ante la posibilidad de nuevos ataques terroristas, todos los estados del país norteamericano desarrollan importantes operativos de seguridad. En una localidad costera cercana a Los Ángeles, detuvieron a un hombre que transportaba un arsenal de armas y explosivos, horas antes de la marcha del Orgullo Gay.

La policía trabajando en los alrededores del boliche Pulse después de la masacre.

Lunes, 13 de Junio de 2016

Pocas horas después de una de las peores masacres provocada por tiroteos masivos, Estados Unidos está en alerta. En la madrugada del domingo, un joven de 29 años ingresó armado en un boliche gay y abrió fuego contra los presentes, ocasionando la muerte de 50 personas y dejando heridas a otras 53.

Se trata de uno de los tiroteos masivos más sangrientos de la historia reciente del país norteamericano, que en lo que va del año ya sumó más de 130 incidentes similares. Ante nuevos ataques terroristas posibles, Nueva York y Los Ángeles en especial, pero todos los estados del país desarrollan importantes operativos de seguridad.

En la mañana del domingo, horas antes del desfile del Orgullo Gay, un hombre que transportaba un arsenal de armas y explosivos fue arrestado por la policía en la localidad costera de Santa Mónica, contigua a Los Ángeles. "Todo vínculo posible del individuo con el desfile de Orgullo Gay que tendrá lugar en West Hollywood es objeto de una investigación de la policía federal (FBI)", añade el comunicado oficial que dio a conocer este hecho.

Mientras tanto, familiares y amigos de las personas atrapadas en el club gay Pulse esperan en los alrededores del centro de atención donde fueron traslados los heridos -algunos de ellos de gravedad- información sobre el estado de sus seres queridos.

De acuerdo a lo informado por el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, ya fueron identificadas 48 de las 50 víctimas fatales. Queda por identificar a uno de los fallecidos durante el tiroteo, ya que dentro de la totalidad de muertes se contabiliza la del agresor, identificado como Omar Mateen, quien fue abatido por las fuerzas de seguridad durante el tiroteo.

Por segunda vez, el día después de la masacre, el Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad del hecho. Lo hizo a través de su emisora de radio a través de radio Al Bayan, donde pronunció: "El hermano Omar Mateen, un soldado del califato, llevó a cabo una incursión de seguridad con la que logró irrumpir en una concentración de cruzados en el club nocturno de homosexuales de Orlando, donde mató e hirió a más de un centenar antes de ser asesinado".

Este mensaje sucede al difundido por la agencia Amaq, vinculada al grupo extremista. El Estado Islámico insistió en que "Dios permitió atacar a los inmundos cruzados" y destacó que este tiroteo es "el mayor registrado en Estados Unidos por el número de muertos".

Sobre Omar Mateen, se sabe que es un estadounidense nacido en Nueva York, de 29 años y padres afganos, investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el FBI por su posible vinculación con grupos terroristas. 

    Seguí leyendo en Mundo