Cultura Feria del Libro Domingo, 1 de Mayo de 2016

Gargarella reflexionó sobre la dificultad de garantizar los derechos sin reformar la estructura de poder

En uno de los paneles de la Feria del Libro, el constitucionalista se refirió a los intentos latinoamericanos por combinar soberanía popular y derechos. Afirmó que en Argentina, la Constitución puede analiarse como una "metáfora de esta dificultad".

El especialista abogó por una democratización de la organización del poder.

En el marco de la 42° Feria Internacional del Libro, el reconocido constitucionalista Roberto Gargarella expusó el pasado viernes en el panel "Democracias en Latinoamérica: Contrapuntos entre soberanía popular y derechos", organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Su presentación se centró en la dificultad histórica de conjugar las ideas de soberanía popular y los derechos de las minorías, que pueden ser "eventualmente compatibles pero suelen entrar en tensión".

De acuerdo al especialista, la Constitución Nacional puede analizarse como una "metáfora de esta dificultad", porque en ella se registran intentos dificultosos de combinar ambas ideas. En la Ley de las democracias latinoamericanas, prevalecen los acuerdos plasmados en "pesos y contrapesos que se manifiestan de modo contradictorio".

El primer intento importante se habría dado a mediados del siglo XIX en el acuerdo alcanzado entre conservadores y liberales al redactar la primera Constitución de 1853, donde por un lado se estableció el respeto a la diversidad de religiones pero también la obligación del gobierno federal de sostener el culto católico apostólico romano.

Gargarella planteó que luego, en el siglo XX, los importantes derechos políticos y sociales que habían quedado relegados fueron incorporados en la Ley, pero de una manera problemática porque "no se acompañaron con cambios acordes en la organización del poder". Por el contrario, "se mantuvo el espíritu de los siglos XVII y XIX, caracterizado por una estructura verticalista y autoritaria".

Esto fue así "no por descuido, sino por decisión política", sentenció el académico. Y concluyó que la ampliación de derechos y de participación política siempre será inconclusa si no se acompaña "de una democratización de la organización del poder".

    Seguí leyendo en Cultura