Opinión Por Ricardo Alfonsín Martes, 23 de Diciembre de 2014

No el Frente Renovador, sino el Frente Amplio, nos sustituirá (Parte II)

El diputado nacional y presidente del Comité bonaerense hace un análisis de la situación de la UCR frente a la propuesta de un eventual acuerdo con el Frente Renovador de cara a las elecciones del 2015.

Martes, 23 de Diciembre de 2014

En el artículo anterior hice algunos comentarios acerca de la propuesta de algunos dirigentes radicales en el sentido de hacer un acuerdo electoral con el PRO. Quiero referirme en este a la propuesta de otros dirigentes radicales: a la de quienes prefieren un acuerdo con el Frente Renovador.

Desde mi punto de vista, el Frente Renovador, tal como señalé el día que asumí la presidencia del radicalismo bonaerense, no es sino una  fragmentación temporaria del Partido Justicialista. ¿Qué es lo que quiero decir? Lo siguiente: si gana Massa, los que acompañan a Scioli se encolumnarán tras el dirigente del FR; si gana Scioli, los "renovadores" volverán al FpV, y si no gana ningún candidato peronista, se unirán todos para recuperar el poder. La historia lo demuestra.

Lo que también demuestra la historia (y certifica el presente) es que el PJ no ha abandonado su carácter de movimiento populista, por lo que la propuesta de algunos para que la UCR se alíe con el Frente Renovador implica el doble riesgo de entrampar al radicalismo en la interna del peronismo y, al mismo tiempo, nos alejaría de los radicales que quieren una opción no populista y progresista.

En este caso, como ocurre por otros motivos con la propuesta de convergencia  electoral con el PRO, será el Frente Amplio, el que reemplazará al radicalismo en la representación del electorado progresista no populista.

Es un debate que tiene que ver no sólo con el presente, sino con el futuro del radicalismo y con los errores de los que aprendimos y no queremos repetir.

 

Por Ricardo Alfonsín, diputado nacional UCR. Presidente del Comité de la provincia de Buenos Aires

    Seguí leyendo en Opinión