Tecnología Invento Sabado, 28 de Junio de 2014

Un neuquino de 15 años ganó la primera edición argentina de la Feria Científica de Google

Matías Apablaza tiene 15 años y vive en Neuquén. Creó un aparato para ayudar a personas no videntes a distinguir los colores y con su prototipo ganó la primera edición argentina de la Feria Científica de Google.

Matías contó que investiga

Sabado, 28 de Junio de 2014

Matías Apablaza tiene 15 años y es estudiante de tercer año del Instituto Tecnológico del Comahue de la ciudad de Neuquén. Creó un aparato para ayudar a personas no videntes a distinguir los colores y con su prototipo ganó la primera edición argentina de la Feria Científica de Google.

Matías diseñó, programó y ensambló un dispositivo "económico, portátil y fácil de armar que convierte el color (que es un concepto abstracto), en sonidos asociados que los representan, permitiendo a las personas con pérdida de visión identificar los colores”. El joven se habría inspirado en las personas no videntes de la asociación Awkinko, que trabajan con macramé y tienen dificultades para reconocer los colores de los ovillos que usan en sus tejidos.

El joven de 15 años buscaba que su invento fuera portátil y pequeño -de manera que cupiera en el bolsillo de un pantalón-, versátil, fácil de usar y barato, ya que si bien algunos smartphones de gama alta pueden realizar la conversión de colores a sonidos, estos "por su precio no son accesibles a todo el mundo", explicó.

En el dispositivo, Matías utilizó una placa de Arduino (una plataforma de hardware libre, con un microcontrolador y un entorno de desarrollo, diseñada para facilitar el uso de la electrónica) y un "pseudolenguaje de C", con una inversión en materiales de poco más de 300 pesos. El joven inventor aprendió a programar por su propia cuenta, viendo videos en Internet.

El prototipo participó en la "Google Science Fair 2014", un certamen global que convoca a chicos de entre 13 y 18 años a presentar proyectos que ayuden a resolver problemas locales concretos. El evento, que se realiza desde hace cuatro años, tuvo por primera vez en esta edición reconocimientos locales además del ganador a nivel internacional.

El 22 de septiembre se elegirá un ganador a nivel global entre un grupo de 15 finalistas -cuyos nombres se darán a conocer en agosto-, que será premiado con 50 mil dólares, un viaje a las Islas Galápagos y experiencias en el CERN, Google o el Grupo LEGO, además del acceso por un año a los archivos digitales de la "Scientific American" para la escuela del ganador.

    Seguí leyendo en Tecnología