Emprendimientos Investigacion Martes, 1 de Abril de 2014

El tamaño de los tomates depende de una proteína

Investigadores del INTA y de la Universidad de San Pablo identificaron la proteína que influye en el rinde de la producción de tomates. El estudio publicado señala que tras este hallazgo se pueden diseñar nuevas técnicas para incrementar la producción alimentaria.

El descubrimiento puede impulsar el crecimiento de la producción de tomates.

Martes, 1 de Abril de 2014

Un equipo de científicos argentinos y brasileños encontró el componente que logra que las plantas de tomate generen frutos más grandes y en mayor cantidad. Los técnicos del INTA y de la Universidad de San Pablo comprobaron que la proteína "Sugar Partition Affecting" (SPA) controla el envío de azúcares desde la hoja al fruto. La cantidad de azúcar hace que la planta produzca tomates de mayor tamaño y mayor número.

Una de las investigadoras, Luisa Bermúdez explicó que este avance "abre las puertas al desarrollo de nuevas estrategias para el aumento de la producción de alimentos". Por su parte  Fernando Carrari, jefe del grupo de genómica estructural y funcional de especies de Solanáceas del Instituto de Biotecnología del INTA Castelar, indicó que este descubrimiento es "un aporte modesto al entendimiento de la funcionalidad del genoma de esta especie ya que se trata de entender el rol de un solo gen que, en términos agronómicos, pareciera tener una función importante debido a que modifica parámetros productivos".

Bermúdez explicó que una vez que la planta desarrolla la fotosíntesis la cantidad de sacarosa que es transportada a los frutos es regulada por complejos proteicos en los que interviene la SPA y, "si bien hay muchos otros factores que afectan este transporte, lo que vimos es que cuando alteramos los niveles de esta proteína en tomate, ese pasaje se ve afectado".

Al "silenciar a la proteína", la eficacia en el envío de azúcares desde las hojas hacia los frutos se duplica ya que, al usar los mismos recursos por hectárea (fertilizantes, agroquímicos, riego, etc.), su rendimiento se incrementa considerablemente.

De esta forma, cuando los investigadores la "desactivaron" detectaron que se desarrollaban mayor cantidad de frutos que en las plantas donde estaba "activada". La actividad de la SPA o su ausencia puede ayudar a los productores que buscan incrementar la eficiencia de los cultivos mediante el uso de diferentes estrategias relacionadas con el manejo del suelo, la utilización de agroquímicos y las mejoras genéticas.

Bermúdez remarcó que estas actividades, "al margen de aumentar la producción, alcanzan un punto en el que la cantidad de insumos deja de ser limitante debido a que genéticamente estas plantas están programadas para producir una determinada cantidad de frutos".

Finalmente la investigadora precisó que, si bien todavía no se efectuaron pruebas organolépticas, es decir de las propiedades de los tomates, "observamos que algunos contenidos de azúcares se modificaron, por lo cual esto podría redundar en tomates con gusto diferencial".

 

    Seguí leyendo en Emprendimientos