Tecnología Redes Martes, 14 de Enero de 2014

Tinder, la nueva aplicación para solteros (y piratas)

Qué pánico poner tus fotos en internet y que otra persona las vea, junto con tu nombre, tu edad, y tus gustos. Claro, sí, es peligrosísimo, horrible. Pará.... ¿No es lo mismo que Facebook, la reina madre de todas las redes sociales? No, no es lo mismo, es mucho más digno. Entrá y enterate.

Tinder, la nueva red social para conocer gente.

Martes, 14 de Enero de 2014

¿Qué es Tinder?

Una nueva red social para conocer personas en tu radio, de la edad y sexo que te interese.

 

¿Cómo se usa?

Tinder funciona así:

Yo me bajo la aplicación, y ésta me pide permiso para vincularse con mi usuario de Facebook. Con miedo de quedar escrachada en el inicio con un “Tamara se ha bajado esta aplicación”, se lo concedo. Al instante me asegura que no, que Tinder no publicará nada en mi Facebook.

Acto seguido, selecciono las fotos que quiero poner, que pueden ser como máximo seis. Luego, elijo qué género me gustaría conocer, la franja etaria, el radio de distancia y listo.

El GPS comienza a buscar y aparece una foto con un corazón y una cruz debajo. Si me gusta, toco el corazón. Si no, toco la cruz.

La dignidad queda resguardada porque si le puse corazón a un chico, no se va a enterar a menos que él haya visto mis fotos, y haya puesto corazón. ¡No hay lugar al rechazo prejuzgado! Tampoco hay mucho espacio para obsesionarte con nadie, porque corazón o cruz, las fotos de esa persona desaparecen de tu display a menos que haya coincidencia.

Y acá es cuando la cosa se pone interesante: si hay coincidencia, saltará en mi pantalla un cartelito que dice “Congratulations! You have a new match! (¡Felicitaciones! ¡Tenés una nueva coincidencia!)”, y se abre la posibilidad de acceder a una ventana de chat común y corriente, sin mensajes como  “...está escribiendo”, ni “Visto: 14:40”. Los únicos datos de entrada que tengo de la otra persona son su nombre de pila, su edad y los gustos y amigos que tenemos o no en común en Facebook.

No deja de ser raro utilizar una aplicación para conocer a alguien y, admitámoslo, no me imagino contándoles a mis nietos que conocí a su abuelo porque en aquél entonces vi seis fotos de él y me dio intriga... Bueno, en realidad ahora que lo pienso, ¿por qué no? Al fin y al cabo, si termina siendo el abuelo de mis nietos, es porque todo empezó cuando me tocó el corazón.

 

Por Tamara D.

    Seguí leyendo en Tecnología