Municipios Ciudad Domingo, 1 de Diciembre de 2013

Falta personal en el Centro de Trasplantes porteño

Un estudio de la Auditoria de la ciudad reveló que no hay profesionales suficientes para desarrollar sus funciones. Esto se agrava porque el INCUCAI no le transfiere las facultades al organismo. El lugar donde funciona tampoco es el adecuado.

Hospital Garrahan, sede del Centro de Trasplantes porteño

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) denunció que el Centro de Trasplantes porteño "tiene restringida su capacidad operativa por no contar con las facultades ni con el personal necesario para desarrollar sus tareas".

El Ente Autárquico Instituto del Trasplante (EAIT) fue creado por ley en 2009 para llevar adelante los procesos de obtención de órganos y tejidos en el ámbito de la ciudad. Esta norma establece que en cada provincia exista un organismo dedicado a los trámites relacionados con los trasplantes de órganos.

La autoridad de control señaló en un informe que el INCUCAI “no le había transferido la totalidad de las facultades”, entre ellas, “la capacidad de poder policial en materia de habilitaciones y registros para la  realización de trasplantes, tanto de establecimientos como de profesionales”.

Además la auditoria de la ciudad precisó que "el espacio físico donde funciona el centro de trasplantes es el Hospital Garrahan y que el mismo ya no le es suficiente para realizar su labor. Pese a esto no se ha decidido ni cuándo ni a donde se trasladará el ente".

El análisis del organismo de control reveló que el EAIT “no tiene personal propio sino que depende de los empleados administrativos del Ministerio de Salud y de los distintos hospitales como el Argerich, el Santojanni y el Fernández”.

La auditoría explicó que el funcionamiento del ente es el siguiente: cuando hay un aviso del coordinador hospitalario de la existencia de un órgano disponible para ser donado, la Guardia Médica Operativa “va al centro de salud donde hay un órgano o tejido a donar y se encarga del mantenimiento del flujo de sangre del donante y la distribución según las instrucciones del INCUCAI”. Para cumplir estas funciones “hay nueve personas los 365 días del año disponibles, de las cuales siete van al hospital y los dos restantes realizan tareas operativas y de coordinación con el EAIT”. Acerca de este equipo, los auditores explicaron que “no son profesionales propios del Instituto” problema que se ve agravado por “la falta de regulación administrativa del personal”.

En lo que hace al aspecto edilicio la AGCBA consideró que las disponibilidades de infraestructura “quedaron pequeñas para la demanda de actividad que tiene el EAIT” y que la falla principal es la “falta espacio físico seguro para el resguardo de la documentación generada”. El Instituto funciona en el hospital Garrahan gracias a un convenio “que no tiene fecha de caducidad” informó la auditoría y agregó que  todavía no hay “datos que especifiquen un lugar definitivo ni fecha de traslado”.

Seguí leyendo en Municipios