Emprendimientos UADE Domingo, 8 de Setiembre de 2013

Científicos lograron introducir el Himno Nacional en el ADN de una bacteria

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de la UADE utilizó un algoritmo matemático para conseguirlo, como forma de “demostrar que es posible almacenar información no biológica utilizando herramientas informáticas simples”.

El proyecto estuvo a cargo de investigadores y alumnos de la UADE

Domingo, 8 de Setiembre de 2013

Investigadores y alumnos del Instituto de Tecnología de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) lograron convertir el Himno Nacional en información de características no genéticas e introducirlo en el ADN de una bacteria.

Para conseguir su objetivo, utilizaron un algoritmo matemático y diseñaron una herramienta web para transformar cualquier tema musical al formato genético del ADN.

El director de la Licenciatura en Bioinformática de la UADE, Federico Prada, señaló: “Queríamos demostrar que era posible almacenar información no biológica en ADN utilizando herramientas informáticas simples”.

“La obra musical seleccionada era un detalle menor, pero nos decidimos por el Himno Nacional Argentino porque este año es el bicentenario de su creación, queríamos homenajearlo de este modo”, agregó.

Además, indicó: “Posiblemente lo más importante de las bacterias es su capacidad de duplicar la información genética cada 20 minutos. Son nuestras ‘fotocopiadoras’ de información. En una noche de crecimiento y división celular podríamos conseguir una copia del himno para cada habitante del planeta tierra”.

Prada, que desarrolló la iniciativa junto a los estudiantes de Bioinformática Guido de Luca y Verónica di Mateo y la docente Julieta Nafissi, contó que usaron como fundamento teórico dos ediciones de las revistas Science y Nature.

De Luca sostuvo: “El algoritmo hoy en día sólo acepta información musical en formato MIDI, pero estamos trabajando para que pueda aceptar cualquier información digital que se desee”.

Por su parte, Nafissi precisó: “La bacteria sólo actúa como un conductor, como una biblioteca portadora de información. Las estanterías de madera que sostienen los libros en una biblioteca no saben leer, pero funcionan muy bien como soporte de información”.

Según aseguró, “el proyecto no está pensado para utilizar a personas como transportadores de información no biológica”.

    Seguí leyendo en Emprendimientos