Sociedad Muestra Sabado, 7 de Diciembre de 2013

Hiperrealismo y mímesis: llegó la exposición de Ron Mueck a Buenos Aires

Desde el 16 de noviembre y hasta el 23 de febrero podrá visitarse en la Fundación Proa la exposición del artista plástico Ron Mueck. La muestra cuenta con 9 piezas de su colección.

Sabado, 7 de Diciembre de 2013
Las obras están fabricadas con resina, fibra de vidrio, siliconas y acrílicos
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Ya de entrada sabía que sería buena. Será porque las imágenes de su trabajo han sabido recorrer el mundo por las redes sociales, adjuntadas a un comentario del estilo “mirá lo que hace este tipo, es una locura”. Y realmente es una locura. Tan locura que tuve que ir dos veces a la Fundación Proa, donde reposan las esculturas del artista plástico australiano Ron Mueck, porque la primera era un domingo al mediodía y había una cola de dos cuadras. Me disculpé con el arte, fui al asado que me esperaba, y volví un martes.

Ésta vez, sin cola (aunque con una horita y pico de 152), y gratis por ser estudiante y por ser martes, acompañada por mi mamá, pude ver el evento plástico más nombrado de la temporada.

Mueck nació en Melbourne en 1958 en el seno de una familia de fabricantes de juguetes, lo cual hizo que creciera rodeado de técnicas para dar vida a objetos inertes. Sin haber recibido educación artística formal, en su juventud y adultez desarrolló su vocación por la animación, modelando figuras en la industria cinematográfica.

A partir de 1996 comenzó a colaborar en el trabajo de la artista plástica e ilustradora Paula Rego, produciendo pequeñas figuras para su muestra. Así es que Charles Saatchi da con sus obras, y comienza a coleccionarlas. Desde ese entonces Mueck ha logrado consagrarse en la escultura hiperrealista, cuyo rasgo-sello es el juego de escalas y la mímesis.

Sin lugar a duda, es un detalle no menor la perfección con la que están elaborados estos pequeños o gigantes seres, y es lo que a primer ojeada capta la atención. Pero si me detengo un segundo más y en vez de preguntarme cómo habrá hecho las venitas de la sien, cada arruga o cabello, me propongo observar la imagen entera, otras dudas vienen a mi mente.

Confío en mi creatividad, y sé que podría inventar interpretaciones más que interesantes y hasta algunas quizás muy acertadas. Realmente esto sería pecado. Sería arruinarles a los que aún no visitaron la exposición, el placer de imaginar las circunstancias de estos personajes, y probablemente los dejaría sin lugar a la intriga de por qué el artista decide retratar estas escenas, estos gestos y no otros. Con qué criterio selecciona sus enfoques, y qué nos quiere contar con estas 9 piezas que vemos hoy. Salí con más preguntas que cuando entré, y eso me parece un signo válido para recomendar la experiencia.

La exposición se puede ver en la Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929, La Boca)   hasta el 23 de febrero, de martes a domingo, de 11 a 19hs. Entrada general $15.

Por Tamara D.