30 Años 26 de julio de 1983 Jueves, 25 de Julio de 2013

Solicitan la extradición de un ex integrante de los servicios de Inteligencia

Es por vía diplomática a Colombia, por el asesinato del periodista, Rubén Valdez, quien conducía el programa "La vuelta al mundo", ocurrido en 1979 frente a las puertas del Canal 13 de televisión, en el barrio porteño de Constitución.

Petit de Murat (segundo de la izquierda) partió a España luego del asesinato

Los diarios La Prensa y La Razón dan cuenta del pedido formulado por la justicia argentina, por vía diplomática, a Colombia, para la extradición de Carlos Rafael Lobo, a raíz de su vinculación con el homicidio del periodista Rubén Valdez.

La víctima, quien conducía el programa "La vuelta al mundo" por Canal 13, cayó asesinado en horas del mediodía del 12 de abril de 1979, frente a la emisora. Los disparos partieron, de acuerdo a lo declarado por los testigos, de un automóvil Ford Falcon de color verde.

El programa de corte periodístico contaba con la participación del escritor y guionista Ulyses Petit de Murat y el padre jesuita Ismael Quiles.

Valdez fue director del Instituto Americano de Intercambio Cultural en 1971 y titular del sindicato de prensa, en tiempos del presidente Alejandro Lanusse, con quien tenía una posición conciliadora.

Poco tiempo antes de caer asesinado, fue condecorado por las máximas autoridades de la Policía Federal Argentina, en la persona de quien fuera su titular, el general (RE) Edmundo Ojeda.

Por su parte, Lobo, ex oficial de la policia chaqueña, se halla procesado por utilizar la chapa identificatoria de la repartición, luego de ser dado de baja de la misma, para obtener beneficios personales.

En la oportunidad, se le concedió la excarcelación sin perjuicio de la prosecución de la causa pero, una vez en libertad, desapareció sin que se tuviera información acerca de su paradero.

A través de Interpol, se tomó conocimiento de que se encuentra en Colombia, donde purga una condena por tráfico de moneda falsa.

El ex oficial de la policía chaqueña, tomó contacto con la prensa argentina y ante la consulta de si su actividad era rentada y se consideraba un mercenario, respondió que "de quien quiera contratarme, no; de quien combata el comunismo, si". Aclara que jamás torturó "en lugar de eso preferí inyectarlo o darle un tiro en la cabeza".-

    Seguí leyendo en 30 Años