30 Años 18 de octubre de 1983 Jueves, 17 de Octubre de 2013

18 de octubre de 1983

Multitudinario acto peronista en Velez y abucheos para Lorenzo Miguel

Se celebró el Día de la Lealtad en Velez Sarsfield, ante más de 100.000 personas. A la hora de los discursos, el líder metalúrgico no pudo dirigirse a la concurrencia ante la rechifla que partió de los sectores de Intransigencia y Movilización Peronista y el ex Comando de Organización.

Lorenzo Miguel enfrenta la rechifla y las piedras arrojadas por un sector del público

Con un acto en el estadio mundialista de Liniers, el peronismo recordó un nuevo aniversario del 17 de octubre de 1945, y si bien el encuentro se desarrolló sin mayores incidentes, la rechifla generalizada del público interrumpió el discurso del vicepresidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista, Lorenzo Miguel.

Los silbidos también fueron para el candidato a senador nacional por la Capital Federal, Carlos Ruckauf, quien a diferencia del líder metalúrgico, continuó en el uso de la palabra y se sobrepuso a la silbatina. Distinto fue el trato del público, para el candidato a gobernador bonaerense, Herminio Iglesias y el candidato a vicepresidente, Deolindo Bittel.

El orador más celebrado por el público durante su discurso, fue el secretario general de la Confederación General del Trabajo, Saúl Ubaldini, quien recordó que "con la conducta, con la dignidad que tenemos como trabajadores y como peronistas, a esta dictadura la enfrentamos y la derrotamos".

A su turno, Iglesias pronosticó que "el 30 de octubre no gana Herminio, no gana Luder, va a ganar nuevamente el General Perón" y en obvia alusión al candidato de la UCR señaló "tenemos que ser la democracia que predica el candidato de la Coca Cola."

El titular de la UOM, Lorenzo Miguel al subir al palco recibió silbidos y optó por acusar "parece que según observo, aquí hay algunos simpatizantes de Alfonsín", la multitud no dudo en responderle y coreó "Perón, Perón", para dar paso de inmediato al grito de "Ubaldini, Ubaldini", el metalúrgico asintió con la cabeza e intentó continuar en el uso de la palabra, allí la rechifla se tornó ensordecedora y comenzaron a volar proyectiles hacia el palco que ocupaban las principales espadas del justicialismo.

El líder sindical habló de "grupos minúsculos que quieren perturbar el acto" y agregó, "somos ampliamente peronistas y no marxistas como quieren algunos" e invitó a cantar la consigna, no obstante, la silbatina fue aún más ensordecedora y tomó el micrófono el titular de la CGT-Brasil, Saúl Ubaldini, quien intentó calmar los ánimos y fue vivado por la multitud en forma unánime.

La asistencia al acto, superó según todas las crónicas a las instalaciones del estadio y quedaron columnas de militantes y simpatizantes fuera del mismo. Para el diario La Prensa, la concurrencia ascendió a 130.000 personas, mientras que para los organizadores, superó las 350.000.-

¿Qué opinás sobre esto?